Corpus Christi

Salvo el privilegio de unas ciudades como Granada, Toledo o Sevilla, que lo celebraron el pasado jueves, hoy domingo es la solemnidad del Corpus Christi, la fecha en la que procesiona por las calles de nuestras aldeas, villas, pueblos y ciudades la Custodia que porta el Cuerpo de Cristo

Salvo el privilegio de unas ciudades como Granada, Toledo o Sevilla, que lo celebraron el pasado jueves, hoy domingo es la solemnidad del Corpus Christi, la fecha en la que procesiona por las calles de nuestras aldeas, villas, pueblos y ciudades la Custodia que porta el Cuerpo de Cristo, a su lado van los niños que han hecho la primera comuniónen este curso pastoral.

La Palabra de Dios de esta fecha nos transmite las siguientes enseñanzas:

1.- Los sacrificios de animales era algo muy normal en las viejas religiones existentes en los pueblos vecinos a Israel. Sin embargo, Dios no lo pedía de modo expreso a su pueblo elegido. Era el mismo pueblo y con Moisés a la cabeza quien ofrecía animales como acción de gracias a Dios Padre de todo el pueblo de Israel.

Además, Moisés introdujo la costumbre de rociar con la sangre de los corderos y los machos cabríos ofrecidos a Dios a los presentes en aquellos actos de culto.

De esta forma quedaba patente que la sangre vertida no servía a los pájaros rapaces, sino como señal de la pertenencia del pueblo a su único Dios y Padre.

Cuando, ahora en los templos, se esparce agua bendita sobre las personas no es un rito muerto, sino un fiel reflejo de los cultos antiguos, demostrando que somos propiedad de Dios.

2.- En la carta a los Hebreos queda demostrado que ya no vale la sangre de ningún animal. A partir del sacrificio de Cristo, muerto y resucitado de entre los muertos, es la propia Sangre del Señor la única que nos purifica y nos alimenta en el camino de la vida.

La sangre derramada del divino cordero ofrecido en el altar de la Cruz en el Calvario es la que nos purifica de toda mancha de pecado, y es la que lava todas nuestras arrugas pecadoras.

El Sumo Sacerdote Jesús se convierte en el único mediador entre Dios y los hombres. El Misterio Pascual de Cristo es la piedra angular de nuestra fe católica.

3.- En el evangelio de hoy encontramos cómo se desarrolla la última cena de Jesús con sus discípulos. Leemos cómo Cristo convierte el pan y el vino en su Cuerpo y Sangre, y entrega ese mismo poder a sus amigos para que, mediante el sacramento del Orden Sacerdotal, lo puedan actualizar hasta hoy todos los sacerdotes ordenados válidamente dentro del servicio ministerial a los cristianos miembros de la Iglesia Católica, gracias a ser bautizados con el agua purificadora del sacramento.

Hoy sale Cristo majestuosamente procesionando por nuestras calles, porque es el día del Corpus. Nos vemos obligados o a acudir a la procesión en la ciudad que vivimos. O a participar en la Misa de nuestra parroquia y cuando comamos el Cuerpo y Sangre de Cristo, nos convirtamos en custodias vivas, de modo que cuando salgamos a la calle llevemos en nuestras palabras, pensamientos y obras los mismo de Cristo, el cordero de Dios que se entregó por amor a todos nosotros y se quedó entre nosotros en su Cuerpo y Sangre como alimento para nuestra alma, y nuestra fe, esperanza y caridad.

Así viviremos un día del Corpus verdaderamente cristiano.

Leave a Reply