Entre los muchos locos que pululan por Barcelona, se encuentra una con méritos propios, se trata de la alcaldesa de la ciudad, que siempre ofende a la Religión Católica por sistema cuando llega el tiempo navideño, instalando adefesios en la calle que hacen huir a los espectadores, antes que arrimarse a ver un montón de caja de trastero o similares.

La única religión atacada por esta persona es la católica. Al resto los trata con mimo y máximo respeto. Ahí demuestra su deficiente formación humana y su odio a una Religión, como la nuestra que no ataca a quien la desprecia.

Además, la señora sigue siendo elegida durante cinco años, lo que indica o que los electores son sectarios, o desean que los represente una loca de atar por manos y pies, e ingresar en un manicomio.

Tomáss de la Torre Lendínez

Deja un comentario