Nunca, en la historia de España ha existido una campaña electoral durante los días de la Semana Santa. Ahora, pretendiendo, asustar a los electores han colocado estas fechas mitineras en días en los que los católicos celebramos la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo. Seguramente creen que nos van a asustar. Están totalmente equivocados.

Hoy Jueves Santo, la Iglesia celebra la fecha en la que Cristo reunido con sus discípulos en el cenáculo instituyó el sacramento de la Eucaristía y el del Sacerdocio ministerial, que sería transmitido por la jerarquía sagrada hasta nuestros días.

Ir a descargar

Mediante el sacramento de la Eucaristía Cristo deseó quedarse con  nosotros para siempre, sirviendo de alimento con su Cuerpo y su Sangre de nuestras almas.

De aquí nació la necesidad de hacer la primera comunión, acto que todos hemos realizado, pero que la sociedad ha convertido por desgracia en una fiesta de puro convencionalismo social.

El Jueves Santo, también, una fecha para visitar los diversos monumentos o modos de guardar el Cuerpo de Cristo para poder comulgar en la tarde de mañana Viernes Santo.

Ante estos monumentos situados en el interior de los templos se organizan las horas santas, o momentos de adoración al Señor, que durante la larga noche del Jueves está siendo falsamente juzgado entre Anás, Caífás, Herodes y Pilatos, verdaderos protagonistas de una historia judicial más falsa que Judas Iscariote que fue el traidor y el que cobró treinta monedas que luego que quemaban en la buchaca.

Una actitud vital para el Jueves Santo está en participar de la Misa en la Cena del Señor, tomar el Cuerpo de Cristo y continuar el camino del Triduo Pascual que significa acompañar a Cristo que se entrega a la voluntad de Dios para salvarnos del pecado y de la muerte.

Leave a Reply