Dice Urkullu que Rajoy debe ir quitándose de la cabeza eso de que no se puede reagrupar a los presos de ETA (Rajoy nunca ha tenido semejante idea en la cabeza) y que dispersión y cumplimiento íntegro de las penas no deberían ser la misma cosa.

Ha hablado Urkullu. Alea jacta est. Hay que tomarle en serio porque es el principal socio del Gobierno español en la financiación del Estado, es decir, el soporte del Gobierno para decidir qué se paga a quién, cuánto y cómo, de qué manera se distribuye un dinero -el sudado por los españoles- para hacer realidad ese ladrillo que llamamos Presupuestos. Es el valedor del Gobierno en la aprobación de Presupuestos y, por tanto, quien le aprieta las tuercas políticas.

Pues dice Urkullu que Rajoy debe ir quitándose de la cabeza eso de que no se puede reagrupar a los presos de ETA (Rajoy nunca ha tenido semejante idea en la cabeza) y que dispersión y cumplimiento íntegro de las penas no deberían ser la misma cosa. Mete la cuña Urkullu para que Rajoy meta la pata. Lo hará, señor Urkullu, lo hará. No será hoy, domingo, con todo cerrado y los funcionarios de prisiones de post-puente, pero mañana, lunes… ah, mañana lunes ya es otra cosa.

Asegura el Lehendakari que el jefe del Gobierno español “ha sido receptivo a todas las reflexiones” que le ha planteado en los últimos años y que, a pesar de que el diálogo “no haya fructificado en muchas medidas visiblemente llamativas, algún resultado ha tenido de manera discreta”.

Bajo el título “Eta, asesina” hemos querido reflexionar esta semana, en Españoles por la Historia, sobre el anuncio de disolución de la banda terrorista. Sabemos que nuestra reflexión no afectará a los pactos, que los habrá, a los que pueda llegar el Gobierno español con los interlocutores o los actores de la banda. El tiempo sabe gestionar los escándalos y éste, la sumisión de un Estado a una banda terrorista, se gestionará con olvido y resignación. Así se viene haciendo en los últimos cuarenta años de negociación con terroristas, lo digan o no las crónicas parlamentarias, los políticos o los periodistas a sueldo, que también los hay y son imprescindibles en el ingente trabajo de borrar los recuerdos para construir una nueva memoria.

Nuestra tertulia hoy la conforman el padre Tomás de la Torre, Ana Velasco, Miguel Ángel Madariaga, Miguel Folguera, Fran Blanco Argibay y Pedro Ángel López.

Leave a Reply