Este año 19 nos regala que la solemnidad de los Reyes Magos caiga en domingo. Es una ocasión para darnos cuenta de la gran importancia de la fiesta de hoy, que resume todo el gran misterio del Hijo de Dios que ha venido a salvar no solamente a los israelitas, sino  a toda persona de buena voluntad.

La Palabra de Dios de este día de Reyes, nos emite las siguientes enseñanzas:

Ir a descargar

1.- El profeta Isaías ve cómo la llegada del Mesías supondrá la universalización de la salvación concebida por Dios desde los albores de la historia de la salvación, cuando la primera pareja humana cometió el pecado de desobediencia al único mandato divino: No comer del fruto prohibido.

Tras aquella acción Dios decidió enviar al Salvador, al Mesías nacido de la Virgen María.

Hoy, fiesta de los Reyes Magos, es el momento de la manifestación o la epifanía del Niño Dios a todos los pueblos de la tierra, condensados en los tres personajes singulares de hoy.

2.- En la carta a los Efesios, san Pablo, subraya que la salvación del Mesías no es solamente para los nacidos de sangre israelita, sino para todos los miembros de la gentilidad, que somos todos los que hemos ingresado en la Iglesia del Señor mediante la recepción del sacramento bautismal.

Hoy, fiesta de los Reyes Magos, es una ocasión de oro para que nos sintamos orgullosos de ser miembros de la Iglesia, la gran familia de los hijos de Dios.

3.- En el evangelio de san Mateo  encontramos la bellísima historia de la adoración de unos personajes desconocidos, quienes siguiendo una estrella llegan hasta Belén, se postran ante el Niño Dios y le ofrecen regalos: oro, incienso y mirra.

En la mitad de la narración está el odioso rey Herodes, quien tiene envidia que haya nacido el Rey de Cielos y Tierra, Jesús, el Hijo de Dios, de las entrañas virginales de su Madre María.

La fiesta de los Reyes Magos solamente la entienden los niños y los mayores que tengan alma de niño, porque los actuales Herodes, los modernos estudiosos de los astros, los científicos seguidores de estrellas rutilantes, han perdido la fe, solamente les interesa el poder, el dinero, la fama, la manipulación de las gentes y el engaño como método de actuación.

La fiesta de los Reyes Magos solamente la entiende quienes sean humildes, sencillos, sensatos, obedientes, trabajadores y estudiosos de sus materias, teniendo como único modelo de sus vidas a Jesús, ese infante que hoy recibe tres regalos: oro, incienso y mirra.

Este es el mejor regalo que podemos recibir en el día de hoy: seguir siendo niños siempre. No unos infantiloides tontos, sino unos fieles seguidores del Divino Maestro Jesús y su doctrina.

Leave a Reply