Si existe un personaje fatal y culpable de muchos males en España y Venezuela se trata de ZP. Aburrido de su fracaso en tierras americanas aparece hoy metiendo el cucharón en el perolón catalán.

Afirma, muy ufano, que habla con los golpistas, y sugiere al tribunal que la sentencia no estorbe para el diálogo político.

Se puede ser un cínico, un embustero, un caradura, pero que todo un expresidente español justifique el golpe de Estado en Cataluña es estar como una cabra, o a punto de entrar en el manicomio.

Seguramente, también, de este papelón esté llevándose dineros como lo ha hace en Venezuela, de donde ha sacado unas enormes tajadas de oro.

Espero que el tribunal de los golpistas no tenga presente a este personaje funesto y nefasto, que llegó a la presidencia española montado en el accidente de unos trenes de cercanías un 11 de marzo.

Tomás de la Torre Lendínez

Deja un comentario