Diego Martín Aguilera

Pues tal día como hoy, 15 de mayo, pero de 1.793, un español de nombre Diego Martín Aguilera realizó el primer vuelo con un aparato volador fabricado con plumas de ave y una estructura de madera y elementos metálicos.

Que el español sabe hacer bien muchas cosas no nos cabe ni la más mínima duda, al menosa los que de una u otra forma nos hemos empeñado en la labor de  rescatar la historia grande de España y de los españoles para evitar que caiga en el olvido. Una de las cosas que sabe hacer España -y una de las menos conocidas- es la de inventar. Gestas las hubo, y muchas, en el campo de batalla, en el arte o en la evangelización. Pero muchas también en la investigación, el desarrollo de nuevas técnicas o la inventiva en general.

Es atribuido a los hermanos Wrigth, Orville y Wilbur, el primer vuelo con motor allá por 1903, siendo ésta la fecha a partir de la cual se impulsa la ciencia aeronáutica tal y como la conocemos hoy. Pues tal día como hoy, 15 de mayo, pero de 1.793, un español de nombre Diego Martín Aguilera realizó el primer vuelo con un aparato volador fabricado con plumas de ave y una estructura de madera y elementos metálicos. Contó para ello con la ayuda del herrero del pueblo así como con la de numerosas aves a las que capturó para estudiar sus alas. En sólo seis años de investigación y duro trabajo, Aguilera y su gran amigo Joaquín Barbero pasaron a la historia. El vuelo se realizó en su pueblo natal, en tierras castellanas de Burgos y, concretamente, en Coruña del conde. Voló lo que entonces eran 431 varas, es decir, 360 metros. La rotura de uno de los pernios le hizo descender y no pudo completar el viaje que había preparado y que tenía como destino Burgo de Osma. Cómo no,  fueron sus vecinos los que al día siguiente le quitaron las ganas de continuar con sus investigaciones tras quemarle el aparato por su “diabólico origen” y tildarle a él de loco.

El agricultor, ganadero, hombre inquieto e inventor,  Diego Martin Aguilera, fallecería 6 años más tarde de aquel mítico vuelo.

En su recuerdo y memoria, el Ejército del aire donó un avión CASA que se erige como monumento a este español adelantado a su tiempo en un rinconcito de Castilla, en Coruña del Conde.

Leave a Reply