Eduardo Barreiros fue uno de los empresarios españoles más representativos de los “años del desarrollo”. Partiendo de un pequeño taller en Orense, fue capaz de levantar un gran complejo industrial empresarial que contribuyó decisivamente a la motorización de España, junto con sus hermanos Valeriano, Graciliano y Celso y un excelente grupo de colaboradores.El motor diesel llegó a ser para los españoles sinónimo de Barreiros, y ello a pesar de la hostilidad de un sector gubernamental tan influyente como el INI. En 1963 la asociación con Chrysler, en una de las mayores inversiones norteamericanas en España, le lanzó a un protagonismo internacional. Posteriormente, el socio americano fue ganando terreno al español en las ampliaciones de capital, hasta que la empresa pasó a ser Chrysler España en 1969. Pero la obra de Barreiros sigue presente en la gran factoría de Villaverde (Madrid), en el actual tejido industrial español y en la memoria de aquellos años.

Ir a descargar

Conocido como el Henry Ford español, Eduardo Barreiros es el ejemplo más significativo de hombre hecho a sí mismo, apasionado por la profesión en la que era un auténtico erudito a pesar de no contar con más estudios que el taller y su experiencia. Trabajo, trabajo y más trabajo, fueron la fórmula para que un hombre que contaba únicamente con sus recursos fuese escalando posiciones en la industria española de los años del desarrollo, abriendo alianzas internacionales donde todavía nadie había explorado posibilidades comerciales y creando y resurgiendo de sus propias cenizas, una y mil veces, hasta el fin de su vida.

Eduardo Barreiros y los motores que salieron de su factoría tenían forzosamente que estar en Españoles por la Historia porque españoles de su talla y empuje han llevado siempre, a pesar de los políticos que les haya tocado en suerte en el camino, el nombre de España por todo el mundo amarrándolo indefectiblemente a los conceptos de calidad y buen trabajo. 

En el programa de hoy, Pedro Ángel López y Fran Blanco Argibay dialogan extensamente con uno de los hombres más cercanos a Barreiros, experto en el desarrollo de los motores de la casa: el ingeniero D. Juan Gayá.

Leave a Reply