Cadena Ibérica, amigos, es la única emisora de radio que mantiene un programa religioso como Semina Verbi, donde quien lo lleva es completamente libre a la hora de expresarse y trabajar en el contenido del mismo. Lo digo por la experiencia de largos años en otras cadenas de radio, donde he sido censurado de modo claro y preciso.

La Palabra de Dios de este domingo nos emite las siguientes señales a nuestra vida:

1.- En el libro de los Proverbios es habitual confrontar la ignorancia con la sabiduría, la estulticia con la inteligencia. Hoy se cuenta cómo la sabiduría se ha construido una casa con columnas y ha organizado una fiesta.

A esta celebración se invita a todos, pero de modo especial a los ignorantes, a los inexpertos, a los faltos de juicio, para que se alimenten del menú preparado por la sabiduría, con el fin de que coman “sabiduría” y dejen la tontura pasando a la cordura en el mejor sentido de la palabra.

Hoy muchas gentes, bañadas en la tontura y manipulación mental de los modernos medios de comunicación social, deberían comer el menú que le sirven otros medios informativos para que aprendan a salir de la esclavitud mental y pasar a la libertad del pensamiento cultural y religiosos, sin el cual el hombre nunca estará completamente feliz y maduro.

Sigan a Cadena Ibérica y comerán un menú saludable para la mente y el alma.

2.- En la carta a los Efesios, el apóstol san Pablo, vuelve a confrontar la insensatez con la sensatez, la tontura con la sabiduría, la imbecilidad con la inteligencia, porque dice san Pablo, los tiempos en que estamos no son para estar embebidos en el alcohol, sino en la sobriedad y la capacidad de saber lo que está bien o está mal.

San Pablo invita a cantar salmos, e himnos inspirados para alabar a Dios sobre todas las cosas, y conseguir vivir la alegría de la salvación ganada por el Señor en el Misterio de la Cruz.

Los tiempos nuestros ofrecen muchas tentaciones para meterse en el alcohol, en la droga, en la pornografía, en la idiotez mental del borreguismo y del pensamiento único, que recomienda tragarse camellos como si fueran mosquitos.

3.- Continúa el evangelio de hoy el discurso sobre la Eucaristía que Cristo dirigió a sus oyentes al terminar la multiplicación de los panes y los peces.

Hoy el Señor pone la fuerza en que quien come su Cuerpo y Sangre se hace uno con Él, ya que así alcanzará la vida eterna.

Los emperadores romanos acusaban a los cristianos de ser caníbales, pues decían que comían el cuerpo de un tal llamado Jesús. Semejante barbaridad fue motivo para que los primeros cristianos derramaran su sangre muriendo en el circo en las garras de leones y tigres.

Si hoy al salir de Misa, nos detuvieran, como se hacía durante los años treinta del siglo pasado, por el delito de “ir a Misa”, ¿qué diríamos, cómo nos defenderíamos, a quien acudiríamos?.

Pensemos que aquellos tiempos pueden volver en cualquier momento.

Leave a Reply