Entre los botones de honor de la presente sociedad está la preocupación que se presta a los ciudadanos que padezcan cualquier minusvalía. Existe la ley de la dependencia que es un chollo para alimentar a embusteros y similares. Están los servicios sociales de ayuntamientos y diputaciones que sirven para tapar ciertas trapacerías y chanchullos.

En el mismo campo de especialización, pero dentro de la Iglesia, Caritas ofrece cursos, cursillos y tiempos de formación, que sirven para colocar a paniaguados antes que demostrar si su servicio a Caritas es sincero y honrado.

La  Palabra de Dios de este domingo es clave en este aspecto.

1.- La primera lectura del libro de la Sabiduría es clave para comprender que todos y todo es de Dios, a quien no debemos engañar siempre por nada ni por ningún motivo.

Dentro de esta lectura vemos cómo los chanchullos, los cuentos y leyendas humanas dirigidas a Dios son bumerán que se vuelve en contra de los pícaros inventores de tal novelón lacrimógeno.

Solamente con la verdad, el arrepentimiento de los pecados, podremos entender lo que Dios desea de nosotros en cada momento. Lo que no quiere es que lo engañemos.

2.- Ahora se habla mucho de falsas noticias, de los cuentos de los políticos…San Pablo ya menciona en su carta a los lectores a fin de que no hagan caso a falsedades, a mentiras a medias, a atribuciones embutaras.

Lo advierte, san Pablo apoyado en que algunos decían que el fin del mundo era algo inmediato y corrían bulos como flechas en una película del oeste americano.

Solamente creyendo en Dios tendremos calma, paz y concordia para aceptar el final del mundo como debe ser, cuando sea o suceda.

3.- Zaqueo, en el evangelio, es una persona de baja estatura, rico hasta hartarse, pero arrepentido de sus muchos pecados, subido a un árbol, el Señor le ve y le indica que va a hospedarse en su casa. Todos murmuran.

Sin embargo, Zaqueo delante de todos, pide perdón por sus pecados y promete devolver todo lo que ha tomado de modo indigno e ilegal,

La minusvalía de ser bajito no impide a Zaqueo ser un tipo de una gran conciencia, llena de remordimiento y dispuesta a llenarse de la Gracia del perdón de Dios.

¿Hacemos esto en la sociedad farisaica de nuestros días?. Mas bien creo que no.

Deja un comentario