Mañana se celebra la fiesta de Santo Tomás de Aquino, uno, sino el más, grande teólogo de la Iglesia Católica. Un hombre sencillo dotado de una gran inteligencia que acompañaba con enorme vientre, teniendo que hacer un entrante a la mesa de trabajo para poder escribir las grandes obras, que nos dejó. Entre ellas la Suma Teológica. Era el siglo XIII.

La Palabra de Dios de este domingo nos da los siguientes mensajes:

Ir a descargar

1.- La buena oración a Dios no está reñida con la alegría de compartir la comida entre los miembros del pueblo de Dios. Es además, conveniente que toda buena reunión litúrgica acabe con una mesa compartida entre los asistentes.

2.- San Pablo hace una similitud entre los miembros del cuerpo humano y las funciones de cada uno dentro de la comunidad de los hijos de Dios. Es lo que conoce como la doctrina del Cuerpo Místico de Cristo, en cuyo conjunto ninguno sobra, sino todo lo contrario todos contribuimos al bien de la Iglesia, pueblo de Dios.

3.- En el evangelio comienza San Lucas su evangelio, siendo un sensato y sencillo escritor que no va a inventar nada, sino a recoger lo que otros han hecho antes que él. Desde esta mirada el evangelio de hoy es una proclamación de todo el programa de Cristo, como Mesías Salvador.

Deja un comentario