Hay en el seno de la callada Conferencia Episcopal ciertos movimientos en la oscuridad. Un grupo de obispos, en vez de irse ellos por su cobardía ante la profanación de la basílica y de la tumba de Franco, están moviendo las piezas del ajedrez para que los que salgan cuanto antes de allí sean los benedictinos. Ya lo anunciamos aquí.

Hoy puedo afirmar que quienes vendrán al Valle serán miembros de la Comunidad de San Egidio, organización italiana acogedora de los pobres y muy querida del actual papa.

El tema se verá en la próxima asamblea de los obispos españoles, en la sesión secreta, que suele haber cada vez que se reúnen. La reunión comienza el día 11 de noviembre.

Otro grupo de obispos no desea semejante cambiazo. Lo que asegura una buena pelea episcopal, sin perder las formas, pero si Roma locuta, causa finita est.

Así que esperemos acontecimientos, que serán muy interesantes.

Tomás de la Torre Lendínez

Deja un comentario